954 295 295 mgs@mgssoft.com

Si una empresa quiere ser competitiva y mantener su mercado se debe plantear tener un ERP adaptado a las necesidades cambiantes de la economía de consumo y servicio actual. Ya no es solo tener un ERP, es tener una herramienta moderna y actualizada.

Los mercados competitivos y ágiles actuales requieren que las empresas tengan herramientas adaptadas a estos tiempos, un número creciente de empresas están ampliando sus ofertas para atender a la nueva demanda personalizada y casi exclusiva que requiere cada uno de sus clientes.

El nuevo paradigma de la economía actual

La situación actual, y cada vez más creciente, de tener que hacer ofertas personalizadas, unido a la reducción de los márgenes, la presión de los precios y la competencia para ofrecer más valor a los clientes, obliga a la empresas a disponer de herramientas de trabajo que puedan satisfacer estas demandas empresariales, ya no vale con solo tener un ERP o software para el control y gestión de procesos, ahora se requieren ERPs potentes, dinámicos y que sepan adaptarse a la situación real que sufren las empresas.

A medida que crece el negocio y se expande a nuevos mercados o territorios, mantener los sistemas y el software de negocios funcionando sin problemas y que se adapte a los nuevos desafíos se convierte en un gran reto.

Los ERP deben ya satisfacer y conectar el flujo constante de información precisa que las áreas de negocio de la empresa requieren.

Los puntos claves que necesita un ERP actual

Esta herramienta de uso común en la gran mayoría de pymes y empresas, aparte de tener que estar presente en sus procesos, debe de cubrir y tener en cuenta actualmente estos grandes aspectos:

1.- Conseguir eliminar todos los procesos que se manejan manualmente, que es el paso que se realizó al instalar un ERP en la empresa, dado que estos procesos aumentan la posibilidad de un error y el coste de los recursos humanos, haciendo que la empresa pueda perder oportunidades de negocio por mala comunicación entre personas y sistemas.

2.- Tener un ERP no es solo unificar los diferentes programas informáticos que tienes en la empresa y los procesos que se siguen ejecutando manualmente. Un ERP debe de ser una herramienta clave para administrar fácilmente la empresa y sus líneas de negocio con una única solución integrada de extremo a extremo, y actualmente estos extremos suelen derivar en muchos ramales distintos.

3.- El ERP que necesitas tener actualmente debe permitirte ser una empresa flexible, que se adapte a los rápidos cambios del mercado y que pueda escalar. Tiene que ser un ERP lo suficientemente ágil como para satisfacer las necesidades comerciales únicas y adaptarse al cambiante panorama social y económico. El ERP tiene que escalar con el negocio de la empresa.

4.- La empresa debe tener ya una herramienta que se integre con otras, para que este flujo de información sea actualizado y continuo, se debe conectar de forma sencilla a los principales distribuidores y fabricantes con los que trabaja. De esta forma se optimizan los procesos, se aumenta la productividad y se consigue una información real y actualizada que permite a la empresa conocer su situación real en cada momento.

5.- La evolución del entorno regulatorio de cada país, obliga a disponer de sistemas capaces de adaptarse a dichos cambios. El SII (Sistema de Información Inmediata de la Agencia Tributaria) en España es un ejemplo de ello. El ERP debe tener ser capaz de dar respuesta en tiempo y forma a los nuevos requerimientos legales que los gobiernos determinen.

Por todo esto, existen innumerables beneficios al implementar una solución ERP estandarizada, que se adapta a estas nuevas necesidades del mercado, que optimiza a la empresas por encima de su competencia.

La selección de un ERP no es solo para mejorar los procesos de la empresa, se debe basar en que sea una solución informática que permita integrar, racionalizar, simplificar y adaptar los procesos a la demanda actual, que cada vez es más personalizada, cambiante y exigente.

Por eso, actualmente para llegar a los cumplimientos de los objetivos comerciales de cada empresa o pyme, se debe evaluar en profundidad el software ERP que se tiene y si cumple estos aspectos fundamentales antes comentados, para ser competitivas las empresas deben disponer de la tecnología adecuada para aprovechar plenamente los beneficios de ERP y hacer crecer su negocio.

Un ejemplo es SAP Business One

MGS, por ejemplo, ofrece a sus clientes la integración del ERP SAP Business One, que cumple con todos los aspectos claves destacados y que es una solución que se adapta al presente de las empresas y pymes, permitiendo que estas crezcan y se adapten al mismo tiempo que cambia el mercado y los clientes.